Con los tiempos justos y el trasfondo de la urgencia climática, empieza a tratarse la Ley de Humedales

0
32

En lo que va del año, se quemaron 170.500 hectáreas en el Delta del Paraná. En enero, la mitad del Parque Nacional Iberá, se consumió por los incendios que destruyeron Corrientes.

La Argentina pierde sistemáticamente ecosistemas que son clave para la regulación ambiental: los humedales. Estos espacios son grandes reguladores que contienen inundaciones y evitan las sequías.

Con este trasfondo, Diputados comienza a tratar este jueves en comisión la Ley de Humedales después de que haya perdido estado parlamentario en marzo de este año. Gracias a la presión de ambientalistas, organizaciones y parte de la sociedad civil, los legisladores unificaron en una las tres comisiones por las que debía pasar el proyecto (Recursos Naturales, Presupuesto y Agricultura) que buscarán emitir un dictamen cuanto antes.

Hay 10 proyectos, pero quienes defienden la ley presionan para que el texto que se gire a la Cámara Baja sea el mismo que se presentó en 2020 y que prevé un inventario y ordenamiento de humedales (600.000 kilómetros cuadrados) y la protección y conservación de estos territorios. Es el que presentó el diputado Leonardo Grosso (FdT).

Pero los tiempos son ajustados: aun si se logra un dictamen en los próximos días, el proyecto debería meterse en el temario antes de que termine el año legislativo y obtener media sanción para que el Senado pueda tratarlo sin que pierda estado parlamentario hasta diciembre de 2023. Un dato: Diputados apenas sesionó 7 veces este año, contando la convocatoria especial en repudio del atentado a la Vicepresidenta.

El recorrido que debe hacer la Ley de Humedales
El recorrido que debe hacer la Ley de Humedales

“Viene un poco lento el tema, pero es una cuestión que ya se fue madurando al interior de los bloques, eso debería agilizar”, explicó a TN Enrique Estévez, diputado socialista de Santa Fe y quien impulsó la unificación de las tres comisiones. “Es un tema que viene evolucionando. Vamos tomando dimensión de la crisis climática y de las catástrofes ambientales y en la importancia que tienen los humedales. La situación realmente es catastrófica, dramática”, cerró.

¿Cómo viene el conteo de votos en una posible sesión en Diputados? Según el poroteo informal que lleva la organización “Activá el Congreso” de 257 diputados, por ahora 74 adelantaron que votarán a favor de la iniciativa, 15 en contra y 168 aún no lo precisaron.

Por el humo, la calidad del aire en Rosario alcanzó niveles cinco veces más tóxico del tolerable. (Foto: Leandro Blanco - Télam)
Por el humo, la calidad del aire en Rosario alcanzó niveles cinco veces más tóxico del tolerable. (Foto: Leandro Blanco – Télam)

En 2013 y 2016 esta iniciativa tuvo media sanción en el Senado, pero después se cayó por falta de tratamiento en Diputados. El proyecto toca a grupos económicos poderosos y el lobby y las presiones políticas lograron frenar la sanción.

Por caso, muchos humedales están sobre minas de litio, grandes áreas fértiles de cultivo y espacios ideales para emprendimientos inmobiliarios.

La Federación Agraria Argentina ya adelantó que está en contra de la ley. “Como entidad estamos convencidos de que no se trata de dictar nuevas leyes ni de hacer un uso oportunista del tema. Los humedales son un recurso fundamental a nivel ambiental, pero también socio económico, cultural y productivo”, explicó la organización en un comunicado.

¿Qué es la Ley de Humedales?

Los humedales son zonas de tierra inundadas de forma temporal o permanente. Una suerte de grandes esponjas que absorben carbono. Son ecosistemas clave para la recuperación del ambiente porque regulan y mitigan inundaciones y sequías. El humedal más grande del país está en Corrientes, en los Esteros del Iberá.

Abarcan aproximadamente el 21,5% del país (600.000 kilómetros cuadrados) y su destrucción se debe al avance de la frontera ganadera, emprendimientos mineros, inmobiliarios como la construcción de countries o a la propia degradación del ambiente por la crisis climática. Cuando se destruyen, no solo se pierde vegetación y fauna sino también se libera el carbono que contienen.

Una imagen aérea del parque nacional Iberá, el humedal más imponente de la Argentina
Una imagen aérea del parque nacional Iberá, el humedal más imponente de la Argentina

El régimen de presupuesto mínimos para la protección de humedales (el nombre técnico de la ley) contempla:

  • Crear un Inventario Nacional de Humedales en cada provincia
  • Ordenar los humedales y tipificar qué tipo de actividades y cómo pueden realizarse allí (plazo de 2 años)
  • Pedir estudios ambientales cada vez que se quiera emprender una actividad productiva en esos territorios
  • Creación de un Fondo Nacional de Humedales para su protección y conservación
  • Sanciones como multas y apercibimientos y pena de cárcel para quienes violen los principios de la ley

Para Fernando Miñarro, Director de Conservación de Vida Silvestre, el punto clave de la ley es la clasificación de cada humedal. “Hay que entender cuál es el tipo de uso apropiado para la conservación de ese humedal, para un uso sostenible. Hay que buscar que las actividades socioeconómicas se adapten a ese ecosistema natural y no al revés. No hay que pensar en adaptar el humedal al hombre”.

Mirraño pone como un ejemplo negativo la gran cantidad de barrios privados que se asentaron sobre humedales en la zona norte de la provincia de Buenos Aires. Y que generaron, como consecuencia, que se inunden más esos terrenos porque el humedal no está allí para absorber el exceso de agua.

Sin embargo, el experto asegura que esto no significa que no se puedan realizar actividades productivas en humedales. “Hay que legislar para el bienestar de toda la población. El ordenamiento ambiental del territorio tiene que ver con eso. Hay muchas oportunidades de conciliar producción y la conservación. El ordenamiento del territrio no es una herramienta para impedir y que no se toque nada”.