Caos en el centro por la protesta de los carreros: intentaron meterse al Municipio y fueron reprimidos

0
33
Integrantes de la agrupación Fetrac se juntaron frente al Palacio Municipal y cortaron el tránsito, llevando carros, caballos e incluso niños.

Temprano en la mañana de este jueves, un grupo de carreros realizaron un corte de tránsito frente al Palacio Municipal, en demanda de una audiencia con las autoridades municipales, con el fin de exigir que «cese la persecución» a su actividad y que se revea la prohibición de que ingresen con los carros al centro de la ciudad. La protesta generó molestias y caos en el tránsito desde temprano, ya que la calle cortada es una arteria central para la circulación de vehículos en las primeras horas de la mañana.

Poco antes de las 9 de la mañana, la situación llegó a un pico de tensión cuando cinco de las manifestantes intentaron meterse a la fuerza a la sede de la Municipalidad de Corrientes y debió intervenir la fuerza pública, arrojando incluso gases lacrimógenos y bombas de estruendo.

«Queriamos entrar y nos empezaron a reprimir. No nos atienden. A las 7 salieron a pedirnos los nombres y nunca nos atendieron. Qué les cuesta atendernos. Somos cinco compañeros, entramos, hablamos y nos vamos y se terminó. Pero ellos siguien jugando con la gente», dijo en tono exigente una de las integrantes de la protesta al cronista de exteriores de LT7, Daniel Britez.

Ante el accionar de la policía, los carreros respondieron lanzando piedras y otros elementos a los agentes del orden, hiriendo a algunos de ellos.

Tras el caos, minutos después de las 9, desde el Municipio accedieron a recibir a las referentes de la protesta.

Qué pasa con los caballos en Corrientes

Actualmente, como organismo de contralor, el Municipio se encarga de retirar los caballos sueltos de la vía pública (uno de los puntos que genera molestia en la ciudadanía en general, ya que propician accidentes y producen mugre).

«A los animales se los lleva a la Base Esperanza, donde se los evalúa y si están en buen estado, el tenedor del caballo tiene cinco días para retirarlo del predio. Si tiene signos de maltrato, se le retira el animal y si pasan los cinco días y el tenedor no aparece, tampoco se lo devuelve», explicó a LT7 la dra Sandra Olivera, directora de Promocion y Bienestar Animal de la Municipalidad.

La funcionaria remarcó que un gran problema con los carreros es que impiden la realización de un censo a la actividad. Desde el Municipio desconocen la cantidad de caballos que son destinados a tirar de carros, ya que las personas impiden que se realice un recuento de los mismos.

«Tenemos que saber cuántos animales hay actualmente en la ciudad para poder brindarles alternativas. Ellos se niegan a entregar ningún tipo de datos. No quieren someterse a un censo ni nada parecido. Entonces el Municipio no tiene ningún tipo de dato como para darles lo que solicitan», resaltó finalmente.