Amplio operativo de la Municipalidad de Resistencia en el barrio Millán Ford para dejar en buenas condiciones los sistemas de drenajes

0
117
La Municipalidad Resistencia continúa ejecutando el Plan de Refuncionalización de Desagües en toda la ciudad. En el barrio Millán Ford se inició un operativo integral para dejar el sector en buenas condiciones y que en ocasión de lluvias intensas, no se produzcan anegamientos.
Para ello, la tarea arrancó con la reconstrucción de una alcantarilla deteriorada y proseguirá con trabajos de zanjeo en todo el barrio, además de readecuar los accesos a las viviendas, de tal manera que las aguas pluviales escurran sin inconvenientes.
Al respecto, Luis Alonso, subsecretario municipal de Servicios, explicó que “es la continuidad de este plan presentado por Gustavo Martínez el 1 de junio del año pasado”.
“En este barrio estamos respondiendo a muchos pedidos de sus vecinos y vecinas, avanzamos de acuerdo a nuestra planificación y el primer trabajo fue en el arroyo Arazá, que cruza la ruta nacional 11”, observó.
Consignó que esta intervención permitirá un mejor drenaje hacia el gran conducto primario de la ruta 11 “y dará un alivio ante las grandes lluvias”.
“Conectamos con el Arazá, de allí escurre al conducto de la colectora y también a la cuenca del Canal 16, enlazamos todos los circuitos e incluso con otras lagunas y hasta el río Negro”, manifestó.
En este barrio se trabajó en los canales secundarios, redes, cruce de calles, con reparaciones y recambio de tubos. “El objetivo es que el sistema funcione, respetando la pendiente natural”.
Pero también puntualizó: “Nos hacemos cargo de lo que produce la naturaleza pero a la gente le pedimos el respeto al ambiente a partir de depositar los residuos en los horarios y lugares que corresponden”.
DETALLES DEL OPERATIVO
Andrés Martin, director de Desarrollo de Operaciones, explicó que se procedió a la reconstrucción de una alcantarilla ubicada en la intersección de calles Marcos Paz y San Carlos de Bariloche, debido a que el deterioro impedía el escurrimiento de las aguas. Para ello fue necesaria la utilización de una máquina retroexcavadora y un camión volcador, además de cinco operarios.
El operativo continuará en el resto del barrio, buscando ordenar los sistemas de drenaje, complicados por calles mal ubicadas. También se intervendrá en las zanjas y en los accesos a las viviendas.