Aliviar el síndrome premenstrual, tratar el acné y otros usos de las pastillas anticonceptivas

0
57

La introducción de la píldora anticonceptiva como un eficaz método anticonceptivo fue un hito de la salud pública del siglo XX. Si bien presenta eficacia comprobada en la prevención del embarazo, por su mecanismo de acción generan «beneficios colaterales». Es decir tienen efectos beneficiosos más allá de su función anticonceptiva. Es por ello que en la práctica los ginecólogos la utilizamos mucho para solucionar gran variedad de trastornos.

«Los beneficios no contraceptivos de los anticonceptivos son los que se descubrieron en su uso, o sea, si bien fueron creados para ser anticonceptivos, después usándolos se encontraron muchos beneficios que no tienen que ver con el objetivo con el que fueron creados; de hecho se usan en chicas que no necesitan anticoncepción para mejorar», explicó a Infobae la médica ginecóloga Marisa Labovsky (MN 84376), presidente de la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil (Sagij).

 La mayoría de los efectos benéficos no contraceptivos son consecuencia de la supresión de la ovulación

Así, la famosa píldora también es una de las mejores opciones de tratamiento para una serie de patologías muy frecuentes en mujeres en edad fértil, generalmente originadas por algún desajuste en el equilibrio hormonal.

La médica ginecóloga María Elisa Moltoni (MN 114737), de Halitus Instituto Médico, enumeró como algunos de los problemas que se tratan con pastillas anticonceptivas.

– Regulación de los ciclos menstruales. Los trastornos del ciclo menstrual son muy frecuentes en mujeres en edad reproductiva y pueden conducir al dolor, la anemia y la pérdida de la calidad de vida. Los anticonceptivos (tanto la píldora, anillo y parche) modifican la duración y la cantidad de menstruación. Así, mujeres que sufren de sangrado menstrual abundante y usan anticonceptivos hormonales suelen presentar reducciones significativas tanto en la pérdida de sangre menstrual como en la duración del sangrado. Además con estos anticonceptivos se puede modificar o correr la fecha de menstruación, por ejemplo para viajes, competencias deportivas o simplemente si la mujer prefiere no tener el sangrado mensual.

Por otro lado, los anticonceptivos suelen regularizar la frecuencia de los ciclos menstruales en mujeres con períodos menstruales muy espaciados o demasiado cercanos.

La toma de anticonceptivos hormonales disminuye entre un 20 y un 50% el riesgo de vida de la mujer por cáncer de ovario, endometrio y colorrectal (Getty Images)

La toma de anticonceptivos hormonales disminuye entre un 20 y un 50% el riesgo de vida de la mujer por cáncer de ovario, endometrio y colorrectal (Getty Images)

– Tratamiento del dolor menstrual. La presencia de dolor menstrual, llamado dismenorrea, es bastante frecuente. El dolor puede ser muy intenso y muchas veces obliga a ausentarse del trabajo o del estudio. Los anticonceptivos disminuyen la producción de prostaglandinas y de sustancias que se liberan durante la menstruación y que son las responsables del dolor. Por lo tanto su uso genera disminución del dolor. Es por ello, que en la actualidad, se consideran una de las primeras líneas de tratamiento para disminuir los síntomas de dolor menstrual ofreciendo gran alivio.

Entre las mujeres con endometriosis, que es una patología que suele asociarse a dolor intenso, el uso de anticonceptivos orales se asocia con mejoría de síntomas y se usan como primera línea de tratamiento, ya que además previenen su recurrencia.

 Las mujeres bajo tratamiento con anticonceptivos experimentan mejoría en el acné, la seborrea y en el crecimiento excesivo de vello

– Tratamiento del síndrome premenstrual. Entre un 3 y 10% de mujeres jóvenes sufren de Síndrome Premenstrual (SPM) o, aún más grave, el Trastorno Disfórico Premenstrual (TDP). Se trata de de signos y síntomas que suelen comenzar durante la semana anterior a la menstruación y pasan unos días después de que ésta comienza. Ocurren cambios físicos (hinchazón, dolor mamario, dolor de cabeza, aumento de peso, náuseas), cambios en el ánimo (irritabilidad, depresión, ansiedad), modificaciones en el comportamiento y hasta problemas de concentración. Los anticonceptivos son el tratamiento de elección en este tipo se síntomas al reducir muchos cambios hormonales que afectan produciendo el SPM. Existen fórmulas específicas estudiadas para este uso, pero en gral. cualquier pastilla suele mejorar los síntomas premenstruales.

– Tratamiento del acné, exceso de vello y caída del cabello. La anticoncepción hormonal disminuye la acción y la producción de andrógenos («hormonas masculinas») del ovario. Por lo tanto hay menos acción de los andrógenos sobre las glándulas sebáceas y los folículos pilosos. Las mujeres bajo tratamiento con anticonceptivos experimentan mejoría en el acné, la seborrea y en el crecimiento excesivo de vello.

– Prevención de algunos cánceres. La toma de anticonceptivos hormonales disminuye entre un 20 y un 50% el riesgo de vida de la mujer por cáncer de ovario, endometrio y colorrectal. Los diferentes estudios coinciden en que el mayor beneficio se logra a mayor duración de uso y que los efectos protectores persisten varios años después de la interrupción del tratamiento (cuando éste duró por lo menos cinco años).

Fuente infobae