ALGÚN “NECESITADO” HABRÁ HECHO DE LAS SUYAS EN EL PUESTO POLICIAL.

0
9

Una de las cua­tro rue­das de un au­to­mó­vil de­po­si­ta­do en un con­trol po­li­cial, en la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de Caá Ca­tí, “de­sa­pa­re­ció”, al igual que otros ac­ce­so­rios. Se tra­ta de un ve­hí­cu­lo que re­sul­tó con se­rios des­tro­zos co­mo con­se­cuen­cia de un des­pis­te y vuel­co, re­gis­tra­do en di­ciem­bre del año pa­sa­do.

IMÁGEN DEL AUTO EL DÍA DEL VUELCO. TENÍA TODAS LAS RUEDAS. (FOTO: REDES SOCIALES)

IMÁGEN DEL AUTO EL DÍA DEL VUELCO. TENÍA TODAS LAS RUEDAS. (FOTO: REDES SOCIALES)

El pro­pie­ta­rio del ro­da­do, oriun­do de la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, des­cu­brió la fal­tan­te cuan­do re­gre­só, ha­ce un par de dí­as, a con­ti­nuar con unos trá­mi­tes.
Fuen­tes po­li­cia­les in­di­ca­ron a épo­ca que, an­te el pre­sun­to ro­bo, ya es­ta­ría ini­cia­da una pes­qui­sa in­ter­na, pa­ra de­ter­mi­nar res­pon­sa­bi­li­da­des y tra­tar de sa­ber quién ha­bría co­me­ti­do la sus­trac­ción.
La de­pen­den­cia de se­gu­ri­dad se en­cuen­tra en las afue­ras de Caá Ca­tí y su fun­cio­na­mien­to de­pen­de, en pri­me­ra ins­tan­cia, de la co­mi­sa­ría lo­cal.
El au­to­mó­vil, Re­nault Dus­ter, fue lle­va­do des­de el es­ce­na­rio del si­nies­tro vial has­ta el con­trol po­li­cial “con sus cua­tro rue­das”.
El in­ci­den­te de trán­si­to se­ña­la­do se pro­du­jo el 17 de di­ciem­bre, en Ru­ta Pro­vin­cial 5, a po­ca dis­tan­cia del em­pal­me con la Ru­ta Na­cio­nal 118. En el ve­hí­cu­lo via­ja­ban un hom­bre, lla­ma­do Da­niel, de 39 años, y su hi­jo de 15.

ALGÚN “NECESITADO” HABRÁ HECHO DE LAS SUYAS EN EL PUESTO POLICIAL.

ALGÚN “NECESITADO” HABRÁ HECHO DE LAS SUYAS EN EL PUESTO POLICIAL.

A ra­íz del des­pis­te, el au­to co­li­sio­nó con­tra la ba­ran­da de con­ten­ción de una al­can­ta­ri­lla y vol­có a unos 10 me­tros de la cal­za­da, en un char­co de agua. Pa­dre e hi­jo se sal­va­ron de mi­la­gro.
A po­co más de un mes de aquel si­nies­tro, el hom­bre via­jó des­de su pro­vin­cia has­ta el con­trol en el cual se en­cuen­tra su au­to­mó­vil si­nies­tra­do. Fue en­ton­ces cuan­do des­cu­brió la fal­tan­te de la rue­da de­lan­te­ra iz­quier­da. Ade­más, ha­bría no­ta­do la “de­sa­pa­ri­ción” de otras par­tes. Jun­to al ve­hí­cu­lo da­ña­do ha­bía un pe­da­zo de ma­de­ra ma­ci­za (“ta­co”) que ha­brí­an usa­do pa­ra ex­tra­er la rue­da.
“El au­to que­dó al cui­da­do de la Po­li­cí­a, por lo que la res­pon­sa­bi­li­dad es de las au­to­ri­da­des a car­go de esa de­pen­den­cia. No hay du­das de que es­ta­rí­a­mos an­te un he­cho de ro­bo. Hay que de­ter­mi­nar quién pu­do ser el au­tor”, gra­fi­có una de las fuen­tes con­sul­ta­das.