Alergias por alimentos y contacto, las más comunes en el verano

0
32

La sintomatología alérgica es muy molesta para los que la padecen y aún más en el verano, momento propicio para su aparición, debido a los factores ambientales y la conducta humana en las comidas. Además de estornudos, congestión nasal y complicación para respirar por contacto, también se dan alergias al ingerir alimentos, como el chocolate, además de picantes o mariscos, que desencadenan un episodio alérgico.

Así contextualizó el comportamiento de las alergias en el verano José Guillermo Frada, pediatra especialista en alergias, quien dijo a El Territorio que “las alergias en verano generalmente son de contacto, están causadas por gramíneas (polen) o contacto con ácaros por vía aérea”.

“Hay mucha gente que se congestiona durante la temporada más calurosa porque pasan de un espacio a otro en el que hay fuertes cambios de temperatura. Por ejemplo, al salir del auto o el interior del hogar en el que está prendido el aire acondicionado”, mencionó el especialista.

Si bien esto último no representa una “alergia al cambio de clima”, como la gente piensa, puede provocar una inflamación de las fosas nasales (rinitis vasomotora) que genere molestia.

Otra alergia muy común en la época es la alimentaria, por esto “hay casos en que la ingesta de un alimento puede desencadenar en una alergia, como el chocolate o picante. Por ahí gente que nunca comió una paella y lo hace en las fiestas y no sabe que es alérgica a los mariscos, entonces les agarra una reacción excesiva del cuerpo y urticaria”.

Por otra parte, también se da en el verano la dermatitis atópica, “es un cuadro -alérgico y genético- que hace que la dermis se deshidrate, entonces a la persona le pican los codos, el cuello o atrás de las rodillas. Aparece con la transpiración” y la exposición al sol la empeora porque aumenta la evaporación del agua.

Una alergia es una reacción desproporcionada del sistema inmunológico a una sustancia que es inofensiva para la mayoría de la gente. En una persona alérgica, sin embargo, el sistema inmunológico trata a la sustancia (denominada alergeno) como un invasor y reacciona de manera inapropiada, provocando síntomas que pueden ir de las molestias leves a problemas que pueden poner en peligro la vida de la persona.

También tiene un gran factor hereditario y aunque tiene tratamiento, carece de cura explicó el médico.

Asimismo, Frada señaló que se puede dar un proceso de reacción al alergeno muy fuerte que derive en una crisis de asma. Esto significa que “se lesiona el pecho o bronquio y al paciente le cuesta respirar”.

En cuanto al tratamiento, hay que “definir en qué situación está la persona, es decir, si su alergia es respiratoria o de la piel. Esto se hace a partir de detectar cuál es el alergeno que le causa los problemas. Cuando identificás eso, ya tenés medio partido ganado”.

En el caso de los aeroalergenos -ácaros y polen-, hay vacunas que cortan la reacción alérgica.

Ante los alergenos en el hogar, Frada recomendó limpiar los filtros de aires acondicionados una vez por mes y no dejar la ropa tirada en el suelo.

Automedicación
“Los pacientes admiten que se automedican por lo general. Esto, en el caso del spray nasal, es contraproducente porque produce un bloqueo momentáneo y la nariz para de chorrear, pero luego se da un efecto rebote que empeora la situación”, subrayó.

Además, mencionó que muchos productos producen dependencia en el organismo a largo plazo.

Los baños de vapor tampoco sirven como una solución, porque si bien puede actuar momentáneamente, los síntomas continúan presentes.

Diferencia con cuadro respiratorio
El profesional también destacó que, aunque la temporada de mayor aparición de los cuadros respiratorios virales es en invierno, se dan en el verano y suele confundirse.

A partir de esto, Frada hizo hincapié en que la clave para diferenciarlos es la aparición de fiebre, dado que ahí se comienza a hablar de un proceso infeccioso.

 

Cuidados durante la temporada

  • No automedicarse
    Se recomienda no automedicarse con spray nasal para detener el chorreo de la nariz. En su lugar hay que asisitir a consulta para identificar el alergeno.
  • Ácaros
    Evitar que la ropa esté tirada en el suelo y que se acumule el polvo. Limpiar los filtros del aire acondicionado una vez al mes.
  • Alimentos
    Se recomienda leer atentamente los ingredientes que contienen los productos que se vayan a consumir.
  • Exposición al sol
    En el caso de sufrir alergias en la piel, se recomienda proteger a la dermis de la exposición al sol porque puede aumentar el daño.