Aberrante caso de abuso a dos hermanas menores de 12 y 16 años

0
43

Ca­so te­rri­ble. En el Pa­ra­je Pun­ta Gran­de, de­par­ta­men­to de Mbu­ru­cu­yá, fue de­te­ni­do un hom­bre de 42 años, acu­sa­do de la vio­la­ción a una ni­ña de 12, in­clu­si­ve con el pre­sun­to co­no­ci­mien­to de la ma­má de la víc­ti­ma.

Pe­ro el he­cho tie­ne ri­be­tes mu­cho más sor­pren­den­tes. La me­nor, quien en al me­nos dos oca­sio­nes se fu­gó de su ho­gar, an­te la re­pe­ti­ción de los su­pues­tos abu­sos se­xua­les, se vin­cu­ló en una alie­nan­te re­la­ción con un hom­bre de 40 años, a quien men­cio­nó co­mo “su no­vio”.
A pe­sar de que ella di­jo con­sen­tir es­ta úl­ti­ma re­la­ción, las au­to­ri­da­des to­ma­ron car­tas en el asun­to y ese adul­to (ya iden­ti­fi­ca­do) se­ría im­pu­ta­do tam­bién por el de­li­to de pre­sun­to apro­ve­cha­mien­to de la in­ma­du­rez de la ni­ña y abu­so se­xual, aun­que per­ma­ne­ce en li­ber­tad.
De acuer­do a in­for­ma­ción co­no­ci­da por épo­ca, el sá­ba­do 13 de oc­tu­bre es­ta his­to­ria co­men­zó a de­ve­lar­se con de­ta­lles es­ca­bro­sos.
La me­nor ha­bría di­cho que la pa­re­ja de su her­ma­na (u­na chi­ca de 16 años) la vio­ló en más de una opor­tu­ni­dad. Y tan­to esa ado­les­cen­te co­mo su ma­dre lo sa­brí­an.
La ver­sión de se­me­jan­te epi­so­dio, en­ton­ces, co­rrió co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra en la pe­que­ña co­mu­ni­dad. Has­ta que lle­gó a oí­dos de au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y po­li­cia­les de la lo­ca­li­dad de Pal­mar Gran­de, la cual si bien no tie­ne ju­ris­dic­ción en Pun­ta Gran­de es ge­o­grá­fi­ca­men­te la más cer­ca­na.
Con par­ti­ci­pa­ción de la Se­cre­ta­ría de la Sa­lud, Ado­les­cen­cia y Fa­mi­lia del mu­ni­ci­pio lo­cal, co­men­za­ron a in­da­gar has­ta dar con la ni­ña y ob­te­ner, de pri­me­ra ma­no, su re­la­to.
Des­pués de con­fir­mar la exis­ten­cia, o la cla­ra pre­sun­ción, de un de­li­to de so­me­ti­mien­to se­xual, su­ma­do a la “ex­tra­ña” re­la­ción amo­ro­sa de la me­nor, in­ter­vi­no en­ton­ces la Di­vi­sión de De­li­tos Con­tra la In­te­gri­dad Se­xual, de­pen­den­cia con asien­to en la ciu­dad de Co­rrien­tes.
La re­co­lec­ción de tes­ti­mo­nios, exá­me­nes mé­di­cos, es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos se­rí­an con­tun­den­tes. Exis­tie­ron las vio­la­cio­nes des­de lar­ga da­ta.
La pes­qui­sa que ha­bí­an ini­cia­do de ofi­cio, su­ma­do al in­te­rés de los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les en bus­car es­cla­re­ci­mien­to del he­cho, con­du­je­ron a que, el miér­co­les 17 de oc­tu­bre, la Po­li­cía re­a­li­za­ra la de­ten­ción del cu­ña­do de la ne­na, iden­ti­fi­ca­do co­mo Cel­so D., do­mi­ci­lia­do en la lo­ca­li­dad de Caá Ca­tí.

En­ce­rra­do
Es­te su­je­to fue sor­pren­di­do y no tu­vo tiem­po si­quie­ra a re­sis­tir­se al pro­ce­di­mien­to. Lo su­bie­ron a un pa­tru­lle­ro y al fi­nal que­dó de­te­ni­do en la co­mi­sa­ría de Mbu­ru­cu­yá, a la es­pe­ra de los pa­sos le­ga­les so­bre su si­tua­ción.
En tan­to, la ni­ña ha si­do con­te­ni­da y sa­ca­da de su do­mi­ci­lio, pa­ra pre­ser­var­la de un am­bien­te en el que la vio­len­cia, en­tre ellos los ac­tos de abu­sos, se­rí­an una cons­tan­te.
Has­ta ayer per­ma­ne­cía con una tu­te­la pro­vi­so­ria, mien­tras la Jus­ti­cia de­ci­de acer­ca de su fu­tu­ro.
Va­rias per­so­nas de­be­rán dar ex­pli­ca­cio­nes a las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les.
En­tre ellas la ma­dre y la her­ma­na de la ne­na, ade­más del hom­bre de 40 años a quien la me­nor, se­gún ha­bría des­li­za­do, era su “no­vio”.

Fuente diario epoca