Luego del accidente que protagonizó un hombre días atrás, quien cayó al hueco del socavamiento, la Municipalidad de la Ciudad de Corrientes vuelve a estar bajo la lupa por los largos plazos de las obras que tiene a cargo.

Cabe recordar que el año pasado, precisamente en abril, cedió el pavimento de la Avenida Romero en la capital provincial por el paso subterráneo del arroyo Limita. La situación fue grave, ya que un espacio considerable quedó expuesto y con riesgo para todos los vecinos de la zona. Solo era cuestión de tiempo un hecho para lamentar.

Las obras de infraestructura corren por cuenta de la Municipalidad de la Ciudad de Corrientes, que cambió de signo político en diciembre por la victoria de Eduardo Tassano, pero las tareas deben mantenerse igual. Parece ser que los plazos que se manejan distan mucho de la realidad cotidiana de los contribuyentes, y esto se refuerza teniendo en cuenta que los trabajos no avanzan desde hace tiempo.

Entre los reclamos que visibilizaron los vecinos se encuentran: la poca señalización, la poca información sobre el avance de obras, la casi nula seguridad para garantizar el tránsito de la gente y también el temor ante posibles desmoronamientos y caída de las viviendas.

Finalmente, es pertinente aclarar que hasta el momento ninguna autoridad municipal se acercó hasta ese lugar de Capital para dialogar con los vecinos o, simplemente, escucharlos.

Fuente 24tn

Similar Posts